Luisa Fuentes Guaza, San Salvador

San Salvador: primavera silenciosa

Agosto 31, 2015

“Pulgarcito de América”, originalmente atribuido a la poeta chilena Gabriela Mistral, es un calificativo para referirse a El Salvador. Popularizado luego por el gran poeta revolucionario, Roque Dalton, en su icónico libro Historias prohibidas del Pulgarcito de 1974. Ese mismo año, hartos del desprecio de otras comunidades, un grupo de migrantes salvadoreños llamados los “stoners”[1], amantes del heavy metal, formarían la pandilla Mara Salvatrucha en las calles de Los Ángeles. Treinta y cinco años más tarde, en 2009, se descubrió que “Pulgarcito de América” es en realidad  autoría del escritor salvadoreño Julio Enrique Ávila[2], y no de la señora Mistral. La construcción de la identidad contemporánea salvadoreña comienza entonces su propio proceso descolonizador, sin dejar de amar aquello que también hace de ella una identidad resiliente. En palabras del propio Dalton: «¿A quién no tienes harto con tu diminutez?».

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_1.jpg

Pintada en Santa Tecla (municipio perteneciente al departamento de La Libertad, dentro del área metropolitana del San Salvador)
Pintada en Santa Tecla (municipio perteneciente al departamento de La Libertad, dentro del área metropolitana del San Salvador)

Treinta y cinco años también del asesinato de Monseñor Romero, férreo defensor de las clases empobrecidas salvadoreñas y cuya palabra y obra se vincula a la Teología de la Liberación, y desde que Ronald Reagan incluyera esta teología como objetivo a combatir dentro del paquete de estrategias pensadas para eliminar los Movimientos Revolucionarios de Liberación Nacional en Centro América.

En el ínterin,  El Salvador ha sido testigo de una Guerra Civil (1980-1992), una Ley de Amnistía en el marco de los Acuerdos de Paz que generó una fuerte polarización ideológica desdibujando cualquier posible horizonte de reconciliación(1992) y una devastadora orfandad social que, unida a la precarización-sin-frenos, tuvo como respuesta el brutal endurecimiento de las Maras. Violencia sistémica y diáspora, en presente continuo, son realidades totalmente interiorizadas en el ADN salvadoreño.

En este contexto de guerra, postguerra y conflicto abierto con las Maras, la escena artística salvadoreña trabaja, de forma silenciosa, en la construcción de modos de ejercer prácticas que trasciendan la particularidad de la violencia como ente totalizador, con una creciente preocupación sobre el “asunto público”.

El siguiente recorrido muestra  –a través de redes de apoyo, la filosofía de la proximidad y la toma de conciencia de cómo las interacciones sociales determinan otras posibles estructuras categóricas de la realidad[3]–  la puesta en marcha procesos de apropiación del espacio público en la ciudad, a través de festivales trasversales, plataformas de experimentación on line, programas auto-gestionados por colectivos de arte-acción y políticas institucionales de profesionalización e internalización.

En San Salvador, una parte de la práctica artística trabaja en el desarrollo de herramientas que eviten la erosión de la memoria, evidencien el control bio-político del cuerpo social y, desde la desobediencia epistémica, ejerciten una revisión crítica para la construcción de un discurso histórico-artístico propio. Una primavera silenciosa, que al igual que las primaveras democráticas, niegan la negación[4] para proyectar nuevos modelos de convivencia.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_2.jpg

Fachada de galería El Laberinto y obra del artista brasileño Arcangelo Ianelli en agradecimiento al trabajo de Janowski. Avenida Olímpica #3341 (1990). Copyright: Muriel Hasbun y Laberinto Projects
Fachada de galería El Laberinto y obra del artista brasileño Arcangelo Ianelli en agradecimiento al trabajo de Janowski. Avenida Olímpica #3341 (1990). Copyright: Muriel Hasbun y Laberinto Projects

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_3.jpg

De izq. a der.: Julía Diaz (pintora y primera galerista de El Salvador-Galería Forma-), Antonio “Toño” Salazar (ilustrador, caricaturista y Embajador de El Salvador), Janine Janowski, y persona no identificada, principio de los ochenta*
De izq. a der.: Julía Diaz (pintora y primera galerista de El Salvador-Galería Forma-), Antonio “Toño” Salazar (ilustrador, caricaturista y Embajador de El Salvador), Janine Janowski, y persona no identificada, principio de los ochenta*

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_4.jpg

Antonio Martorell en galería El Laberinto (1977). Foto por Antonio Hasbun Z. Copyright Antonio Hasbun Z., Muriel Hasbun y Laberinto Projects
Antonio Martorell en galería El Laberinto (1977). Foto por Antonio Hasbun Z. Copyright Antonio Hasbun Z., Muriel Hasbun y Laberinto Projects

Laberinto projects es un archivo digital para la revisión, recuperación y divulgación del trabajo desarrollado por la galerista Janine Janowski en el El Laberinto, durante el periodo de guerra y postguerra (1977-2001). Recientemente fue activado por la fotógrafa salvadoreña Muriel Hasbun, quien reside en Washington, D.C., y premiado con el Howard Chapnick  Grant (2014). Janowski fue una pieza clave en el proceso de internacionalización y profesionalización de la escena contemporánea salvadoreña, por su apoyo a la creación local y centroamericana. Galería El Laberinto fue una plataforma de experimentación y crítica, convirtiéndose en un epicentro por la cual pasaron artistas como Julio Sequeira, Mauricio Aguilar, Miguel Antonio Bonilla, Carlos Cañas, Dagoberto Nolasco, Chubasco, Rosa Mena Valenzuela, Luis Lazo, Beatriz Deleón, Luis González Palma, Moisés Barrios, Martorell o el poeta David Escobar Galindo. 

Janowski logró armar una colección propia imprescindible para entender la evolución de los lenguajes contemporáneos en la década de los 80 y 90 y las consecuencias del conflicto armado. “La firma de paz nos ha trasladado de un tiempo de paréntesis a un tiempo en suspenso”, comentó Janowski en el 1º Simposio sobre prácticas artísticas y posibilidades curatoriales celebrado en TEOR/ética (2000).

En el 2015, Laberinto Projects presentó una primera acción de divulgación en el Centro Cultural de España en El Salvador, con la muestra Legado y memoria: trazando el laberinto, la cual incluye un time-line de la trayectoria de la galería, un conversatorio en Radio Tomada y un taller de reflexión sobre la colección privada de Janowski con la participación de alumnos de la Universidad de San Salvador y la Corcoran School.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_5.jpg

Izquierda, acción La inclinación (2015) y derecha Work (2015), ambas por Crack Rodríguez
Izquierda, acción La inclinación (2015) y derecha Work (2015), ambas por Crack Rodríguez

Crack Rodríguez es un joven artista, ex-miembro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y crítico de ese sector de la izquierda salvadoreña,  quien inicia su relación con el arte-acción a través del activismo social, al instaurar una variante de izquierda denominada por Rodríguez como la nueva guerrilla.  Apoyado por la Paul Klee Foundation,  recientemente realizó dos acciones en el departamento de La Libertad para denunciar la opacidad informativa, la instrumentalización política y la des-memoria histórica que sufre el país: La inclinación (2015) que cuestiona la relación entre espiritualidad y sacrificio y Work (2015),accionada el pasado 1 de mayo –día del trabajo– en el polémico monumento a Roberto d'Aubuisson, máximo líder de la derecha salvadoreña y principal responsable del asesinato de Monseñor Romero. Work coincidió además con la toma de posesión de alcaldes y diputados.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_6.jpg

Javier Ramírez-Nadie, Es la cumbia la que manda en mi país (2014). Serie de tres dípticos GIF
Javier Ramírez-Nadie, Es la cumbia la que manda en mi país (2014). Serie de tres dípticos GIF

THE FIRE THEORY es una plataforma de experimentación y circulación de pensamiento on line formada por Crack Rodríguez junto a los artistas salvadoreños Mauricio Kabistán, Ernesto Bautista y Melisa Guevara.  Se unieron en 2009 con el objetivo de generar una red de apoyo mutuo para la conceptualización, producción y visibilización de proyectos individuales y colectivos, abriendo interesantes debates sobre procesos sociales que emergen en el tejido salvadoreño. Luciana sex tape, proyecto de experimentación new media, es buena prueba de ello, presentado dentro del programa del festival ESFOTO 2012, como exhibición de GIFs animados que utiliza lenguaje viral como forma legítima de distribución de contenido cultural en la red.  Es la cumbia la que manda en mi país de Javier Ramírez-Nadie**, una de las piezas de este proyecto, muestra distintas locaciones en San Salvador, típicamente utilizadas para rodar vídeos musicales de cumbia salvadoreña –Marito Rivera y su grupo Bravo, Grupo Bongo o Grupo Conga– como el hotel Sheraton, el monumento al Divino Salvador del Mundo o la Universidad de El Salvador. En ellas sucedieron también hechos significativos de la historia política del país como la liberación de un grupo de periodistas internacionales y militares estadounidenses o las manifestaciones estudiantiles del 5J en 2006. La actividad de Ramírez-Nadie ha sido prolífica en proyectos como el.plano.airo o la fiesta ecléctica de las artes FEA, la cual codirige junto a Elena Salamanca.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_7.jpg

La palabra (2013- en proceso) de Ernesto Bautista, intervención sobre pipa de un camión en gasolinera Texaco, ubicada en la 25 Avenida Norte, cerca del centro de San Salvador
La palabra (2013- en proceso) de Ernesto Bautista, intervención sobre pipa de un camión en gasolinera Texaco, ubicada en la 25 Avenida Norte, cerca del centro de San Salvador

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_8.jpg

La frase “Aunque sea una frontera prometo no detenerme”, parte de las acciones del proyecto New promises (2012-en proceso), tomada en El Amatillo, sobre la carretera Panamericana en la frontera entre El Salvador y Honduras, por Ernesto Bautista
La frase “Aunque sea una frontera prometo no detenerme”, parte de las acciones del proyecto New promises (2012-en proceso), tomada en El Amatillo, sobre la carretera Panamericana en la frontera entre El Salvador y Honduras, por Ernesto Bautista

La palabra (2013-en proceso) y New promises (2012-en proceso), ambas de Ernesto Bautista, son investigaciones en curso sobre la relación entre el lenguaje y la diáspora. Ambas exploran las perversiones del capitalismo a partir de la distribución del petróleo, y la semejanza con las estrategias de evangelización de las nuevas iglesias. Bautista enfatiza el uso del lenguaje como “combustible” que posibilita el cambio a través de la protesta, la unión y el debate crítico.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_9.jpg

Captura de la filmación de Mauricio Kabistan para Réquiem de la serie Ensayo sobre el silencio (2013-en proceso) en el Monumento a la Memoria y la Verdad, localizado en el interior del parque Cuscatlán
Captura de la filmación de Mauricio Kabistan para Réquiem de la serie Ensayo sobre el silencio (2013-en proceso) en el Monumento a la Memoria y la Verdad, localizado en el interior del parque Cuscatlán

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_10.jpg

Vista de vídeo-instalación Réquiem (2014) en Centro Cultural de España. Crédito: Federico Krill
Vista de vídeo-instalación Réquiem (2014) en Centro Cultural de España. Crédito: Federico Krill

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_11.jpg

Patricia García del colectivo CO-MADRES, durante una entrevista en el Robert F. Kennedy Center for Justice and Human Rights. Crédito: Amigos de CO-MADRES
Patricia García del colectivo CO-MADRES, durante una entrevista en el Robert F. Kennedy Center for Justice and Human Rights. Crédito: Amigos de CO-MADRES

Mauricio Kabistan, ex miembro del colectivo Artificio y uno de los ideólogos de la plataforma THE FIRE THEORY, presentó Sin título en el pabellón de América Latina IILA de la 56ª Bienal de Venecia (2015), la cual forma parte de una serie llamada 1932 (en proceso) donde explora lo sucedido con el idioma Nawat tras el genocidio indígena de 1932. En Réquiem (2014), de la serie Ensayo sobre el silencio (2012-en proceso), revisa y resignifica uno de los más importantes símbolos del proceso de reparación moral a las víctimas del conflicto armado (el Monumento a la Memoria y la Verdad que contiene los nombres de 25 mil víctimas de la Guerra Civil Salvadoreña a lo largo de un muro de 85 metros), levantado luego del informe de la Comisión de la Verdad para El Salvador en 1993. En palabras de Kasbistan: “En cierto modo Réquiem es un homenaje al trabajo comenzado por colectivo CO-MADRES[5] en 1977 y a todas las demás plataformas que surgieron después de ellas y que han trabajado el tema de la desaparición y tortura de personas durante la Guerra Civil”.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_12.jpg

Arriba: Museo de la Revolución en Perquin, Morazán. Abajo: Radio Venceremos (1981). Cortesía: Museo de la Palabra e Imagen
Arriba: Museo de la Revolución en Perquin, Morazán. Abajo: Radio Venceremos (1981). Cortesía: Museo de la Palabra e Imagen

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_13.jpg

Trabajo en proceso de Gregory Thielker dentro de la residencia Works on paper, on freedom of expression, repression and resistance, a bottle of notes and some voyages
Trabajo en proceso de Gregory Thielker dentro de la residencia Works on paper, on freedom of expression, repression and resistance, a bottle of notes and some voyages

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_14.jpg

Estudio nomade en Amapala, Honduras, dentro del programa de residencia Works on paper, on freedom of expression, repression and resistance, a bottle of notes and some voyages
Estudio nomade en Amapala, Honduras, dentro del programa de residencia Works on paper, on freedom of expression, repression and resistance, a bottle of notes and some voyages

Works on paper, on freedom of expression, repression and resistance, a bottle of notes and some voyages (2015) es un programa de residencia impulsado por la artista y gestora salvadoreña Camila Sol, desde las plataformas de experimentación nómada hybridartprojects y La Tunca Foundation. Con el objetivo de cultivar la reflexión colectiva, utilizando el dibujo como herramienta, sobre la libertad en cualquiera de sus formas, entendiendo que represión y censura no forman parte de ninguna ideología sino de la corrupción de sistemas políticos autoritarios, Sol propuso a los artistas-residentes recorrer la zona oriental de El Salvador (bastión de la Guerrilla) y profundizar en los testimonios y objetos que atesora el Museo de la Revolución. Aquí se incluye la historia de Radio Venceremos, pieza fundamental durante la Guerra Civil Salvadoreña. En palabras de uno de sus locutores conocido como “Maravilla”: “Un arma no convencional y poderosa: la  palabra emitida desde la vida clandestina”. Esta residencia finalizó con la muestra Manual de operaciones, en la que se siguieron los preceptos propuestos por el curador Pablo León de la Barra en el “Manual para realizar exposiciones en el trópico”, publicado en el catálogo de la exhibición Sucursal. La Ene en Malba, 2014.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_15.jpg

Arriba: Cuchillo (2008) de Ronald Morán en la portada de Y.ES Collect Contemporary El Salvador (2014). Abajo de izquierda a derecha: Simón Vega, Claire Breukel y Mario Cader-Frech, impulsores del proyecto. Cortesía: MARTE Contemporáneo
Arriba: Cuchillo (2008) de Ronald Morán en la portada de Y.ES Collect Contemporary El Salvador (2014). Abajo de izquierda a derecha: Simón Vega, Claire Breukel y Mario Cader-Frech, impulsores del proyecto. Cortesía: MARTE Contemporáneo

Claire Breukel, curadora jefe del MARTE Contemporáneo –el programa de arte contemporáneo del Museo de Arte de El Salvador–,  realizó un grupo de conversaciones con el artista Simón Vega, y gracias al apoyo de Mario Cader-Frech, identificó la necesidad de narrar las consecuencias de la gran diáspora en la práctica artística salvadoreña y cómo esta había trascendido sus límites geopolíticos Como resultado de este proceso, en el 2014 presentaron Y.ES Collect Contemporary El Salvador, publicado por Fundación Robert  S. Wennett y Mario Cader-Frech, para contextualizar la práctica creativa de El Salvador a través de una serie de 28 entrevistas a diversos protagonistas del quehacer artístico salvadoreño.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_16.jpg

Simón Vega durante el montaje de Arquitectura de remesas (2010) en el MARTE –Museo de Arte de El Salvador. La muestra  formó parte del festival de fotografía de ESFOTO. Créditos: Walterio Iraheta
Simón Vega durante el montaje de Arquitectura de remesas (2010) en el MARTE –Museo de Arte de El Salvador. La muestra formó parte del festival de fotografía de ESFOTO. Créditos: Walterio Iraheta

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_17.jpg

De la serie Fetch (2013) de Mayra Barraza, parte de la muestra RELOCATING SAL (2015). Cortesía: Mayra Barraza
De la serie Fetch (2013) de Mayra Barraza, parte de la muestra RELOCATING SAL (2015). Cortesía: Mayra Barraza

MARTE Contemporáneo, el programa[6] que Breukel dirige con el apoyo del curador Lucas Arévalo, tiene como objetivo servir de plataforma para la experimentación junto a un muy necesario programa de internacionalización que pretende enrolar la práctica local salvadoreña con agentes internacionales. Buen ejemplo de ello fue la visita de la curadora del Museo del Barrio, Rocío Aranda- Alvarado, narrada en Art Adventures with El Museo del Barrio: El Salvador o la muestra recientemente inaugurada RELOCATING SAL[7] en la galería Hilger BrotKunsthalle, en Viena, con la participación de más de 15 artistas salvadoreños y otros, como Irvin Morazán, radicado en Nueva York pero con raíces en el “Pulgarcito de américa”.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_18.jpg

Dibujos de la serie Arquitecturas híbridas y construcciones mentales (2013-15) de Simón Vega
Dibujos de la serie Arquitecturas híbridas y construcciones mentales (2013-15) de Simón Vega

En La Libertad, una playa de Xanadú, se encuentra la casa-estudio del artista Simón Vega. Desde su participación en el Pabellón del Instituto Italo-Latinoamericano (IILA) de la 55ª Bienal de Venecia, Vega pasa más tiempo fuera de El Salvador que dentro. A pesar de su actividad internacional en proyectos como Sub-Tropical social sculptures (2014) en Locustprojects (Miami), apoya iniciativas locales que intentan abrir nuevos espacios de experimentación, como la fiesta ecléctica de las artes –FEA–, TACON –Talleres de Arte Contemporáneo promovidos por Espira La Espora–, etc. También, formula, en colaboración con Walterio Iraheta, un proyecto de intervenciones efímeras a través de la premisa del anti-monumento en zonas de importancia arqueológica, social o política de San Salvador. Las investigaciones de Vega se centran en las consecuencias de la Guerra fría en Centro América junto al análisis de las asimetrías resultantes de procesos de la supuesta modernización social. En la serie de dibujos Arquitecturas híbridas y construcciones mentales (2013-15), templos mesoamericanos, iglesias coloniales y construcciones modernistas se yuxtaponen para evidenciar la complejidad a la hora de articular la propia historia e identidad salvadoreña.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_19.jpg

Vista general del espacio La Fabri-K e instalación de José Rodríguez
Vista general del espacio La Fabri-K e instalación de José Rodríguez

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_20.jpg

Arriba: Libros de metal de Verónica Vides. Abajo: Still del vídeo-documentación de FABRIKACIÓN #1. De izquierda a derecha: Ronald Morán y Mauricio Esquivel. Coordinadores de la muestra junto a Camila Sol
Arriba: Libros de metal de Verónica Vides. Abajo: Still del vídeo-documentación de FABRIKACIÓN #1. De izquierda a derecha: Ronald Morán y Mauricio Esquivel. Coordinadores de la muestra junto a Camila Sol

En la colonia Loma Linda, departamento de La Libertad, a 90 minutos del centro de San Salvador, se encuentra ubicada La Fabri-K, un espacio de trabajo fundado en 2007 por el colectivo del mismo nombre para compartir dinámicas y desarrollar un programa de actividades públicas que incluyera a la comunidad local.  Se desintegró unos años más tarde, pero un grupo de artistas –Danny Zavaleta, Póker, Kevin Baltazar, Romeo Gáldamez, Antonio Romero y Ronald Morán– retomaron el espacio y lo convirtieron en plataforma de visibilidad y circulación de prácticas contemporáneas. En 2014, con motivo de la visita del entonces curador de TEOR/ética, Inti Guerrero, el grupo organizó FABRIKACIÓN #1, en la que –sin una premisa curatorial, sino más bien como una “reunión de motivación” y  para “compartir el trabajo presente”, en palabras de Morán– se presentó la obra de una veintena de artistas salvadoreños.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_21.jpg

De izquierda a derecha: Imagen de uno de los carteles del programa ADAPTE (2014). Acción Lavandera (2014) de Carmen Elena Trigueros. Intervención Graffiti no es nada (2014) de Póker
De izquierda a derecha: Imagen de uno de los carteles del programa ADAPTE (2014). Acción Lavandera (2014) de Carmen Elena Trigueros. Intervención Graffiti no es nada (2014) de Póker

Ronald Morán, artista imprescindible para entender la escena actual salvadoreña y ex miembro del mítico colectivo ADOBE (2002-2006)[8], propuso a dos de los artistas con los que comparte espacio en La Fabri-K, Póker y Kevin Baltazar, un proyecto independiente sobre el espacio urbano para impulsar intervenciones de artistas, locales e internacionales, en distintas locaciones de San Salvador y otras ciudades periféricas. Como resultado nació ADAPTE, un programa gradual de intervenciones públicas desarrollado durante dos meses. Entre los artistas que participaron están Donna Conlon y Jonathan Harker, Póker, Víctor Crack Rodrígez, Regina Galindo, Natalia Domínguez, Carmen Elena Trigueros, José David Herrera, Ronald Morán y Danny Zavaleta.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_22.jpg

Acción FREE DOWN. La continuación del híbrido (2014) de Víctor Crack Rodríguez
Acción FREE DOWN. La continuación del híbrido (2014) de Víctor Crack Rodríguez

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_23.jpg

Still del vídeo-acción Un saludo desde la hermana República de El Salvador por Mayra Barraza (2006), dentro del proyecto público Ruta’ 06: Intervenciones en la ciudad
Still del vídeo-acción Un saludo desde la hermana República de El Salvador por Mayra Barraza (2006), dentro del proyecto público Ruta’ 06: Intervenciones en la ciudad

ADAPTE nació con la misma vocación de “dignificar” el espacio público como lugar inclusivo que el proyecto Ruta 06: Intervenciones de la ciudad, puesto en marcha por Ronald Morán, Mayra Barraza, Alexia Miranda, Eduardo Chang, Rosario Moore y Sandro Stivella en 2006, con el apoyo del anterior director del Centro Cultural de España, Juan Sánchez.

En ambos proyectos, la Plaza de la Libertad se transforma en una incisiva plataforma crítica para la denuncia de un creciente sentimiento de orfandad social respecto a los poderes públicos. Las acciones Free down. La continuación del híbrido (2014) de Crack Rodríguez y Un saludo desde la hermana República de El Salvador (2006) de Mayra Barraza, lo atestiguan.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_24.jpg

Arriba: Instalación De cómo los efectos son las causas (2008-en curso) de Ronald Morán. Abajo: En el laberinto del hilo. Versión pictórica de la instalación De cómo los efectos son las causas (2008-en curso) de Ronald Morán
Arriba: Instalación De cómo los efectos son las causas (2008-en curso) de Ronald Morán. Abajo: En el laberinto del hilo. Versión pictórica de la instalación De cómo los efectos son las causas (2008-en curso) de Ronald Morán

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_25.jpg

Dibujos de la serie Para comprender espacios intervenidos (2008-en curso), correspondientes a Muro sin sombras y Escalera de Ronald Morán
Dibujos de la serie Para comprender espacios intervenidos (2008-en curso), correspondientes a Muro sin sombras y Escalera de Ronald Morán

De cómo los efectos son las causas, popularmente conocido como Laberinto de hilo, es una investigación puesta en marcha por Ronald Morán sobre la fragilidad y el desconcierto de vivir en una proyección continua habitando espacios que gravitan en la identidad del inmigrante que, al igual que todos sus proyectos, no ha concluido,. Des-materialización, relación entre espacio público-privado, peso de la culpa o la memoria virtual son problemáticas exploradas por el artista salvadoreño. Sus dibujos, como etapa preliminar a la instalación sobre el espacio De cómo los efectos son  las causas, nos remiten a arquetipos u elementos místicos de un simbolismo inagotable: la escalera, el muro y el laberinto.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_26.jpg

Izquierda: Tejido colectivo (2015), taller realizado en el paseo del Carmen en Santa Tecla, departamento La Libertad, por la plataforma Catapulta. Crédito: Alex Saravia. Derecha: Cartel de la plataforma Catapulta
Izquierda: Tejido colectivo (2015), taller realizado en el paseo del Carmen en Santa Tecla, departamento La Libertad, por la plataforma Catapulta. Crédito: Alex Saravia. Derecha: Cartel de la plataforma Catapulta

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_27.jpg

Concierto de Harry Payuta dentro del evento Guaridas secretas y construcciones imaginarias (2011),  correspondiente a la IV Convocatoria pública de la plataforma Catapulta, el cual contó con la colaboración del artista Simón Vega. Crédito: Rodrigo Dada
Concierto de Harry Payuta dentro del evento Guaridas secretas y construcciones imaginarias (2011), correspondiente a la IV Convocatoria pública de la plataforma Catapulta, el cual contó con la colaboración del artista Simón Vega. Crédito: Rodrigo Dada

Alexia Miranda es una de las más activas artistas-performer salvadoreñas y una de las principales voces que reivindican  el uso del espacio público como un dispositivo de empoderamiento democrático a través del arte-acción. Es fundadora de la plataforma Catapulta junto a Rodrigo Dada, y desde hace poco más de un año de Boceto Lab Creativo, espacio de formación y experimentación para todos los públicos, así como  promotora de la primera Convocatoria Nacional de Arte Acción (2007-2009).

Catapulta nació a partir de investigaciones como Espacio ordinario-Espacio extra ordinario, en la cual Miranda proponía un re-planteamiento del uso del espacio público del Centro Histórico de San Salvador. Esta plataforma ha impartido talleres como Tejido colectivo, parte del programa internacional Redes en permanente construcción dirigido por Jorge Restrepo y Gabriela Alonso. El taller rescataba la premisa propuesta por Lygia Pape en la performance Divisor (1968): la reconexión social, a través de la participación, como incuestionable herramienta de transformación o Dibujar sin ver (2011), para la aproximación de todos los públicos a nuevos lenguajes contemporáneos realizado en el MARTE (Museo de Arte Contemporáneo de El Salvador), con la participación del músico Joel Barraza.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_28.jpg

Sueños de Victoria (2013) de Guillermo Araujo dentro del festival Land Art El Salvador 2013. Créditos: Sandro Stivella
Sueños de Victoria (2013) de Guillermo Araujo dentro del festival Land Art El Salvador 2013. Créditos: Sandro Stivella

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_29.jpg

Historias grabadas (2013-en curso) de Guillermo Araujo. Taller realizado en el MARTE –Museo de Arte de El Salvador
Historias grabadas (2013-en curso) de Guillermo Araujo. Taller realizado en el MARTE –Museo de Arte de El Salvador

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_30.jpg

Taller en parroquia Nuestra señora de Guadalupe, Sierra Morena, Soyapango (2013), impartido por Guillermo Araujo
Taller en parroquia Nuestra señora de Guadalupe, Sierra Morena, Soyapango (2013), impartido por Guillermo Araujo

El legado de la palabra (2012), fue un proyecto del artista Guillermo Araujo que rescataba frases insignes –“la plenitud de la alegría” o “la palabra es fuerza”– de las homilías de Monseñor Romero. Araujo, desde una posición laica, asume un modo de ejercer la práctica en el que va interiorizando las responsabilidades respecto a la comunidad. Con proyectos como La   Casa alegre, en colaboración con su compañera, Paola Lorenzana, Araujo trabaja desde hace varios años en pro de la prevención de la violencia a través de talleres y acciones puntuales en áreas periféricas de San Salvador conocidas como “zonas de alto riesgo”. Para Araujo, la propia historia de El Salvador se asemeja a lo acontecido recientemente con motivo de la beatificación de Monseñor Romero: “La ciudad ha sucumbido a una alegría póstuma y casi desesperada. He sido completamente contagiado. Me encanta, y asusta esta reflexión sobre nuestra historia”.  Al igual que la acción Sueños de victoria (2013), realizada en el departamento de Cabañas a unos escasos 70 km de San Salvador,  Historias grabadas (2013-en curso) refleja esta doble vertiente del artista: responsabilidad social y articulación de un propio discurso histórico salvadoreño. Fue para este proyecto, parte de la Selección Promérica para la IX Bienal de Artes Visuales del Istmo Centroamericano, curada por Ernesto Calvo, que Araujo realizó una gira por distintos departamentos de El Salvador a través de talleres de grabado donde se recogieron 304 historias personales como historia subalterna salvadoreña.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_31.jpg

Huellas (2014), acción de Mauricio Morales dentro de la muestra Catálisis, organizada por IN SITU (2014)
Huellas (2014), acción de Mauricio Morales dentro de la muestra Catálisis, organizada por IN SITU (2014)

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_32.jpg

Open studio por IN SITU, con motivo de la visita del coleccionista Mario Cader-Frech, donde se exponían obras de Mauricio Esquivel, Jaime Izaguirre y Rodrigo Dada. Créditos: Rodrigo Dada
Open studio por IN SITU, con motivo de la visita del coleccionista Mario Cader-Frech, donde se exponían obras de Mauricio Esquivel, Jaime Izaguirre y Rodrigo Dada. Créditos: Rodrigo Dada

In situ es una plataforma formada por los artistas y docentes Mauricio Esquivel y Jaime Izaguirre, para el asesoramiento de artistas emergentes salvadoreños y  plataforma de visibilidad de los trabajos de Esquivel e Izaguirre, junto a otros artistas como Rodrigo Dada. Invitados por TEOR/ética el pasado año para hablar sobre la práctica salvadoreña, presentaron la discutida muestra La generación del encierro. Arte salvadoreño.  In situ, alojada en La Casa Tomada –espacio colaborador con el Centro Cultural de España en El Salvador que se enfoca en la profesionalización de la escena artística local–, ha abierto interesantes líneas de investigación con proyectos como Geografías del escape (2014), que ahonda en la idea del encierro-escape, o Catálisis (2014), donde una serie de estudiantes de la Escuela de Artes de la Universidad Nacional  presentaron trabajos como Bolsa de colores para basura (2014) de Denise Reyes o la acción Huellas de Mauricio Morales, auto-reflexión sobre su identidad como hijo de uno de los líderes tata indígenas de El Salvador.

CSS_GUAZA_SANSALVADOR_33.jpg

Walterio Iraheta en su estudio El Búnker (muy cerca de Universidad Centroamericana José Simeón Cañas), observando la instalación Happy Meal (2015) de su muestra Play Land, presentada en mayo del 2015 en la galería La Erre de Ciudad de Guatemala
Walterio Iraheta en su estudio El Búnker (muy cerca de Universidad Centroamericana José Simeón Cañas), observando la instalación Happy Meal (2015) de su muestra Play Land, presentada en mayo del 2015 en la galería La Erre de Ciudad de Guatemala.

No podemos cerrar este recorrido sin citar a uno de los artistas salvadoreños con un amplio reconocimiento a nivel internacional, Walterio Iraheta. Además de su práctica artística, tiene una participación activa en la escena local impartiendo charlas y talleres en el Centro Cultural de España, La Casa Tomada o el MARTE, y es responsable del festival de fotografía contemporánea centroamericana ESFOTO (desde el 2005, estimula y promueve la producción fotográfica en El Salvador), evento que pasará a denominarse 1º Bienal de Fotografía Salvadoreña.

 


[1]El viaje de la Mara Salvatrucha” por Carlos Martínez y José Luis Sanz. Sala negra del periódico El Faro.

[3]  Rasgo definitorio de la teoría sociológica-psicológica del conocimiento “Construccionismo relacional”.

[4]  “Negar la negación” es una afirmación a través de la cual se construye la metodología  “Anadialéctica” propuesta por el filósofo Enrique Dussel como parte del proceso epistemológico del “Giro descolonizador”.

[5] Colectivo CO-MADRES, fundado en 1977 con el apoyo de Monseñor Romero, para la denuncia de las continuas desapariciones y asesinatos por parte del poder político salvadoreño. Premiado por el Robert F. Kennedy Center for Justice and Human Rights, en reconocimiento a su valiente labor en defensa de los derechos civiles en El Salvador.

[6] MARTE Contemporáneo está patrocinado por Mario Cader-Frech y Marquis Lewis, también conocido como RETNA.

[7] RELOCATING SAL mostró el trabajo de Crack Rodríguez, Mayra Barraza, Ronald Morán, Simón Vega, Melissa Guevara, Mauricio Kabistán, Rodrigo Dada, Jaime Izaguirre, Ernesto Bautista, Natalia Domínguez, Luis Paredes, Danny Zavaleta, Mauricio Esquivel, Victor Hugo, Karlos Cárcamo, Walterio Iraheta e Irvin Morazán.

[8] Colectivo ADOBE (2002-2009) formado por Walterio Iraheta, Ronald Morán, Verónica Vides, Simón Vega, José David Herrera y Carmen Elena Trigueros, enfocaba su práctica en  temas relacionados con la migración, espacio urbano y asimetrías sociales.

* ©Archivo personal de Janine Janowski por cortesía de Muriel Hasbun y Laberinto Projects

** Haz clic aquí para el GIF animado