Hatuey Ramos-Fermín, "Different Strokes for Different Folks: Art in The Bronx"

Cada quien su tema

Arte en el Bronx

Julio 27, 2015

No hay mercado de arte en el Bronx. Aquí todo se basa en la comunidad, no en el mercado.
-Blanka Amezkua, artista [1]


El Bronx tiene una comunidad artística rica, diversa y productiva, pero es imposible encontrar una galería comercial en el barrio. Grupos comunitarios, incluyendo artistas y organizaciones de arte, quienes reconstruyeron al Bronx de adentro hacia fuera, han jugado un papel crucial en darle forma al renacimiento que se ha llevado a cabo durante los últimos cuarenta años. Estas iniciativas de arte apoyan y fomentan un espíritu de solidaridad, juntando al público no para vender objetos sino para recabar las experiencias y las voces de personas de color y así confrontar las injusticias que perpetró una ciudad y un sector privado que constantemente se han hecho de la vista gorda. ¿Qué le da validez al arte? ¿El mercado? ¿Su efecto en individuos y comunidades? ¿Su rol como instrumento pedagógico? El ecosistema de artistas independientes del Bronx, espacios DIY e instituciones sin fines de lucro ofrecen una alternativa viable al mundo artístico empujado por las ganancias, que se encuentra a unas millas de distancia.

El Bronx tiene varios “centros”, o muchas periferias, dependiendo desde dónde se le mire. Aunada a esta diversidad geográfica hay una variedad de comunidades artísticas que operan de forma independiente, desde departamentos privados hasta espacios de arte alternativos y sin fines de lucro. El artista dominicano Arismendy Feliz, miembro fundador del espacio administrado por artistas X-Collective, explica: “Aquí en el Bronx parece como si la cultura de las fiestas en casa se hubiera encontrado con la escena artística y la gente está auspiciando estos actos en sus hogares, permitiendo que veamos este punto de encuentro; antes era, y aún es una comunidad artística inconexa, pero ahora es más solidaria [2]”. El Sr. Feliz fundó X-Collective en 2011 en el sótano de un departamento [3]. El colectivo monta un puñado de shows al año, mismos que presentan temas sociales y culturales que afectan al Bronx y a comunidades similares.

La forma de trabajar “hazlo tú mismo” está bien afianzada en el Bronx, pero el papel que han tenido las organizaciones sin fines de lucro en el apoyo a artistas debe reconocerse. Para el autoproclamado Mural Kings Tats Cru, una empresa local sin fines de lucro fue clave en su transformación. “Si no fuera por la existencia de una organización sin fines de lucro (llamada Point Community Development Corporation) probablemente no estaríamos aquí”, dijo el puertorriqueño Wilfredo “BIO” Feliciano [4], miembro fundador del colectivo. La transformación fue lenta, desde el apoyo de proyectos de grafiti ilegal en el metro durante los ochenta hasta su estado actual como un próspero negocio de muralistas con reconocimiento internacional. Cerca de la sede de Tats Cru se encuentra Casita Maria Center for Arts and Education, que ha logrado ir más allá de las paredes de su galería para llevar experiencias artísticas a lugares inesperados, desde performances en un gimnasio de box hasta proyecciones cinematográficas sobre las fachadas de lo que antes era un auditorio. La meta de la directora de artes visuales de Casita, Christine Licata, es continuar apoyando la experimentación artística y alentar nuevas maneras de presentar su trabajo, con exposiciones recientes de artistas latinas como Alicia Grullón combinando la tarea de justicia ambiental, y el trabajo de Glendalys Medina que investiga el rol de la mujer dentro de la cultura hip hop. Desde centros comunitarios hasta galerías de arte sin fines de lucro y las mismas calles, las instituciones locales han ayudado a los artistas del Bronx a prosperar dentro y más allá de los límites del barrio.

En 1996, Holland Cotter, crítico de arte del New York Times, reseñó una exposición en el Bronx Museum of the Arts titulada Bronx Spaces. La exposición presentó a cuatro instituciones artísticas no lucrativas: Lehman College Art Gallery [5], el Bronx River Art Center [6], En Foco [7] y Longwood Art Gallery [8]. Cada organización presentó una variedad de proyectos que representaban el trabajo de artistas basados en el Bronx. El Sr. Cotter inició su crítica preguntándose, “¿Una alternativa a qué?; la respuesta sería sencilla: una alternativa al sistema de galerías predominantemente blanco, inclinado hacia la academia, arraigado en Manhattan durante los setenta y ochenta, cuando estas galerías abrieron sus puertas por primera vez”. [9] El modelo de apoyo para artistas basado en la filosofía de hacerlo tú mismo, así como en las instituciones sin fines de lucro, ofrece ayuda y espacio a artistas que no están representados ampliamente en el mundo del arte mainstream de Brooklyn y Manhattan [10]. El espectro diverso de artistas trabajando en el Bronx, donde hay una población latina significativa así como grandes comunidades afroamericanas, de Medio Oriente y África occidental entre muchas otras, contribuye significativamente a la diversidad general del panorama racial, social y económico de los mundos del arte de Nueva York. Aunque rara vez es reconocida fuera de su barrio, la diversidad es celebrada y apoyada por la gente del Bronx.

La energía de la escena artística no se mide en piezas vendidas o estudios rentados. Se refleja, más bien, en la diversidad de producción cultural y las relaciones entre artistas, comunidades e instituciones locales que no están siendo mediadas por el mercado. La escena del arte en el Bronx no puede ser validada desde afuera de sus propias fronteras. Su mayor impacto y fuerza residen dentro.

CSS_FERMIN_BRONX1.jpg

Arriba: La reja de Tats Cru Abajo: Un mural de Evelina Lopez Antonetty por Tats Cru
Arriba: La reja de Tats Cru Abajo: Un mural de Evelina Lopez Antonetty por Tats Cru

CSS_FERMIN_BRONX2.jpg

Espacio de X Collective
Espacio de X Collective

CSS_FERMIN_BRONX3.jpg

Sharon De La Cruz, Ruby Walks (de la serie Walking)
Sharon De La Cruz, Ruby Walks (de la serie Walking)

CSS_FERMIN_BRONX4.jpg

The Point CDC y el Campus for the Arts and The Environment (Casa de Spoof Collective)
The Point CDC y el Campus for the Arts and The Environment (Casa de Spoof Collective)

CSS_FERMIN_BRONX5.jpg

Mural Las hermanas Mirabal de Sharon de la Cruz
Mural Las hermanas Mirabal de Sharon de la Cruz

CSS_FERMIN_BRONX6.jpg

The Bronx Graffiti Gallery de Gustiamo
The Bronx Graffiti Gallery de Gustiamo

CSS_FERMIN_BRONX7.jpg

Bronx River Houses
Bronx River Houses

CSS_FERMIN_BRONX8.jpg

Bronx Council for the Arts (casa de En Foco)
Bronx Council for the Arts (casa de En Foco)

CSS_FERMIN_BRONX9.jpg

El proyecto de Alicia Grullo, Percent for Green. Foto de Lauren Click, Bronx Museum of the Arts
El proyecto de Alicia Grullo, Percent for Green. Foto de Lauren Click, Bronx Museum of the Arts

[1] La artista Blanka Amezkua, en un e-mail al autor, diciembre 5, 2014.

[2] Arismendy Feliz, en entrevista con el autor, noviembre 13, 2014.

[3] Winnie Hu, “Ilustrating the Importance of Words, Lettery by Letter”, New York Times City Room (blog), febrero 12, 2013.

[4] BIO, en entrevista con el autor, noviembre 6, 2014.

[5] La misión de Lehman College Art Gallery asegura que “intentan propiciar oportunidades significativas para que artistas emergentes mejoren su trabajo y su nivel de reconocimiento. Al mismo tiempo, la galería hace que el arte contemporáneo sea accesible a nuestra audiencia del Bronx, así como al resto de Nueva York”.

[6] The Bronx River Art Center es “una organización sin fines de lucro, culturalmente diversa, interesada en varias disciplinas artísticas, que provee un foro para que la comunidad, los artistas y la juventud transformen su creatividad en un VISION. Nuestros programas Education, Exhibitions, Artist Studios y Presenting Programs cultivan liderazgo en un ambiente urbano así como la defensa de nuestro gran recurso natural: el río Bronx”.

[7] En Foco es una “organización sin fines de lucro que apoya a fotógrafos contemporáneos de diversas culturas, sobre todo de ascendencia latina, africana y asiática, así como norteamericanos nativos y del Pacífico”.

[8] The Longwood Art Gallery es parte del Bronx Council on the Arts, que es “una pionera en la defensa de la equidad cultural, procurando el desarrollo de una gama de artistas y organizaciones de arte, construyendo fuertes conexiones culturales adentro y alrededor del Bronx".

[9] Holland Cotter, “Art Review: As an Alternative, but an Alternative to What?”, New York Times, abril 19, 1996.