Adquiriendo, archivando y activando: Parte 2

Un vistazo a la forma en la que diversas colecciones de arte latinoamericano son activadas en catorce instituciones distintas

Noviembre 2, 2016

En esta investigación de dos partes, Laura Braverman analiza una muestra de catorce institutos de investigación, públicos y privados, enfocados en el arte latinoamericano, y las maneras en que apoyan y dan forma a la investigación en el campo.

La segunda parte incluye Centro de Documentación Arkheia, MUAC UNAM en Ciudad de México; el Center for Creative Photography en Tucson, AZ, E.E.U.U.; CIRMA en Antigua, Guatemala; Fundación YAXS en Ciudad de Guatemala, Guatemala; IAC en São Paulo, Brazil; -I-D-A en Buenos Aires, Argentina; y CEDOC en CAVC/MUA en Tegucigalpa, Honduras. Haz clic aquí para la primera parte


El Centro de Documentación Arkheia en el MUAC (Ciudad de México, México)

El Centro de Documentación Arkheia y su colección fueron concebidos desde el principio como una parte intrínseca del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) en la Universidad Nacional Autónoma de México. Para el curador, crítico de arte e historiador Oliver Debroise, quien fue una figura importante en la fundación del museo, si el MUAC iba a articular memorias y contribuir con una historiografía crítica del arte mexicano contemporáneo, debía tener una colección de archivos para complementar su colección de arte. Dado que la colección del MUAC debía enfocarse en el arte posterior a los años 50—cuya memoria muy a menudo viene de testimonios escritos y visuales—era esencial tener una colección de archivos. Como resultado, desde que se fundó el MUAC en el año 2008, se ha tomado ambas colecciones como si fuesen una sola.

/
Vista general del Centro de Documentación Arkheia. Foto: Diego García Sotomoro. Imagen cortesía del Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM

El Centro Arkheia, ubicado en la planta baja del museo, actúa como un laboratorio de discusión e intercambio entre artistas, curadores e investigadores. El centro se ha encargado de localizar, reunir y preservar un archivo cuantioso dedicado al arte contemporáneo mexicano, con más de 4,000 volúmenes y treinta y nueve colecciones especiales. Estas colecciones no solo incluyen documentos, también hay a menudo una amplia variedad de materiales, e incluso obras de arte. Hoy en día, Arkheia sigue identificando nuevas áreas para completar su portafolio. Sol Henaro, curadora de acervos documentales y responsable del Centro de Documentación Arkheia en el MUAC, definió tres líneas abiertas de investigación para dirigir nuevas adquisiciones: “Visualidades y Movilización Social”, “Arte Acción en México” y “Visualidades y VIH.”

/
Catalogación en el Centro de Documentación Arkheia. Foto: Diego García Sotomoro. Imagen cortesía del Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM
/
Detalle del archivo Helen Escobedo en el Centro de Documentación Arkheia. Foto: Diego García Sotomoro. Imagen cortesía del Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM

Arkheia ha tenido mucho éxito activando su portafolio a través del lanzamiento de exhibiciones anuales cuidadosamente conceptualizadas en el espacio público que queda justo al lado del museo. Mediante un despliegue esmerado de curaduría, Arkheia genera narrativas espaciales que alientan al espectador a considerar de modo diferente los materiales de los archivos. Sus exhibiciones hacen caso omiso de las jerarquías tradicionales entre documentos y objetos de arte, incitan una aproximación crítica a la relación entre archivos y memoria, y discuten la noción del documento como un fetiche. Por ejemplo, la exhibición llamada La TV te Ve, dedicada a la videoartista mexicana Pola Weiss y organizada hace dos años por los curadores Aline Hernández y Ben Murphy, exploró la relación entre un evento artístico y su documentación audiovisual. De modo similar, la exhibición Despertar Revolucionario. Arte, Política y Guerrilla Cultural en el Archivo Juan Acha, curada por el profesor Joaquín Barriendos de la Universidad de Columbia, se lanzará este mes de enero y contribuirá a la difusión y relectura del trabajo de Juan Acha, uno de los teóricos del arte más importantes de América Latina.

/
Vista de la instalación de "Pola Weiss. La TV te ve" en el Centro de Documentación Arkheia (septiembre del 2014 a enero del 2015). Foto: Oliver Santana. Imagen cortesía del Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM
/
Vista de la instalación de "Pola Weiss. La TV te ve" en el Centro de Documentación Arkheia (septiembre del 2014 a enero del 2015). Foto: Oliver Santana. Imagen cortesía del Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM

El centro también ha inspirado la producción de nuevo material de primera mano, y con ello ha generado contenidos orales originales relacionados con el arte contemporáneo en México. El proyecto Sub-versiones de la Memoria consistió en una serie de discusiones y entrevistas con artistas, curadores, críticos e historiadores del arte que participaron en momentos clave de la historia del arte mexicano en los años 60 y 70, todas ellas compiladas en siete DVD. Poniendo al descubierto las contradicciones y los desvíos narrativos, Sub-versiones sugiere que la evidencia y los testimonios casi siempre son subjetivos y que la memoria en sí, como el título lo indica, muchas veces puede actuar de manera subversiva.

Más recientemente, el centro ha impulsado la producción de material de segunda mano. Por ejemplo, está colaborando con el programa de Historia del Arte de la UNAM, alentando a estudiantes de posgrado a usar los materiales de Arkheia en sus proyectos de investigación y curaduría, y a producir tesis de grado basadas en estas propuestas.

/
Sub-versiones de la Memoria (portadas de DVD). Imagen cortesía del Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM


CEDOC en CAVC/MUA (Tegucigalpa, Honduras)

El Centro de Artes Visuales Contemporáneo/Mujeres en las Artes (CAVC/MUA), ubicado en Tegucigalpa, es una fundación establecida a mediados de los 90, dedicada a exhibir y promocionar el arte contemporáneo de América Central, con énfasis en el papel de las mujeres en el arte, la cultura y el desarrollo de Honduras. En el primer nivel de la fundación están el Centro de Documentación de la Fundación Mujeres en las Artes (CEDOC), una biblioteca y un centro de investigaciones concebido como complemento para las actividades de MUA, con una base sólida de archivos y de investigación. Con el objetivo de ofrecer información especializada sobre arte contemporáneo y otros temas socio-culturales, el CEDOC es un espacio académico informal para la investigación, el diálogo, talleres, seminarios, conferencias y otras actividades educativas sobre arte, cultura, género y desarrollo.

/
Vista parcial de la biblioteca en CEDOC MUA. Foto: Belkis Chavezeduca. Imagen cortesía de CAVC/MUA

Como resultado, su colección archivística contiene libros, catálogos, monografías de artistas, diarios, revistas y videos sobre temas como género, desarrollo y arte contemporáneo regional. Si bien muchos artículos llegaron a la colección a través de donaciones privadas e institucionales, parte de la colección archivística está compuesta por materiales producidos en CAVC/MUA. Por ejemplo, uno de los archivos más originales del CEDOC es una colección de artículos—que datan de 1997 y se actualizan cada dos años—relacionados con proyectos de exhibición en la Sala Mujeres del Arte Contemporáneo (SMAC), del CAVC/MUA. El archivo incluye una amplia variedad de materiales como currículos, catálogos y registros fotográficos, y sondea la producción de muchas mujeres artistas centroamericanas, por lo que se ha convertido en una base de datos de obras hechas por artistas mujeres en la región.

/
Los detalles de las publicaciones TEOR/ética, Tres Mujeres, Tres Memorias y AECID-Instituto Cervantes, Desnudando a Eva, Creadores de los Siglos XX-XXI. Foto: Belkis Chavez-edca. Imagen cortesía de CAVC/MUA


The Center for Creative Photography (Tucson, AZ, USA)

En 1974, John Schaefer, presidente de la Universidad de Arizona, le preguntó al célebre fotógrafo Ansel Adams si estaba interesado en colocar su archivo en la universidad. Sin embargo, Adams respondió que era mejor que la universidad adquiriera una colección de archivos de varios fotógrafos, en vez de adquirir solo su archivo como una colección independiente. De aquella conversación entre ellos dos nació el concepto del Center for Creative Photography (CCP).

El CCP se inauguró un año después en el campus de la Universidad de Arizona, y pronto se convirtió en una de las instituciones más importantes en el ámbito de la fotografía. El CCP es al mismo tiempo un centro de investigación de la historia de la fotografía, un museo de arte académico y el depósito de archivos de la más grande colección de fotografía norteamericana del siglo XX. Con más de 90,000 imágenes de más de 2,200 fotógrafos y 239 colecciones archivísticas, el CCP es ciertamente una referencia en el estudio de la historia de la fotografía. Guarda más de cinco millones de objetos archivísticos, que comprenden una diversidad de materiales como negativos, trabajos de impresión, álbumes, hojas de contactos, correspondencia, escritos, materiales audiovisuales, fotos memorables e incluso cámaras. Todos estos archivos, así como algunos libros raros y materiales de referencia, se pueden consultar en el centro de estudio del CCP.

/
Center for Creative Photography, Campus de la Universidad de Arizona. Fotógrafo del CCP, s.f. © Center for Creative Photography, The University of Arizona Foundation

Muchos de los fotógrafos representados en los archivos y en la colección de impresiones del CCP encontraron su inspiración en México. Entre ellos están Edward Weston, Brett Weston, Paul Strand, Aaron Siskind, Todd Webb, Max Yavno, Van Deren Coke, Rosalind Solomon y Linda Connor. El CCP tiene también una colección de fotografía mexicana posrevolucionaria, que incluye algunos trabajos de Tina Modotti, la colección completa de Lola Álvarez Bravo y algunas fotografías de Manuel Álvarez Bravo. Los fotógrafos que se entrenaron con los Álvarez Bravo en México también están representados en la colección, con trabajos de Rafael Doniz, Flor Garduño, Graciela Iturbide, Pedro Meyer, Mariana Yampolsky, José Ángel Rodríguez y Jesús Sánchez Uribe. El CCP también tiene más de 150 fotografías del fotoperiodista Manuel Carrillo. Debido a la cercanía de Tucson con México y su diversidad cultural, el centro también tiene una colección importante de trabajos de fotógrafos mexicano-americanos y representaciones de la vida mexicano-americana.

/
Sin título,1949. Fotografía de Lola Álvarez Bravo. Gelatina de plata. Imagen: 9 x 7 3/16 5/16 (23,3 x 18,5 cm). Center for Creative Photography, The University of Arizona Foundation. All rights reserved
/
Una de las fotografías de la categoría "mexicoamericanos". Louis Carlos Bernal, 6th Street Barrio, Douglas, Arizona, 1979. Impresión cromogénica. Imagen: 9 x 9 pulgadas (22,9 x 22,9 cm). Donación de Morrie Camhi. Colección de Center for Creative Photography. Imagen cortesía de Lisa Bernal Brethour y Katrina Bernal

Además de una extensa colección de archivos y de finas impresiones, el CCP tiene un archivo de historia oral. Muy al principio de su carrera, Harold Jones, el director fundador del CCP, comenzó a entrevistar a fotógrafos, historiadores de la fotografía, curadores, personal de instituciones dedicadas a la fotografía y demás personas que participaron en la historia de la fotografía del siglo XX. En 2005, este proyecto en marcha se concretó en el CCP como el programa Voces de la Fotografía. El archivo del programa compila una gran variedad de materiales audiovisuales. Incluye, por ejemplo, documentos originales tales como una entrevista con Manuel Álvarez Bravo en el Museo de Arte de Tucson, una conferencia de Graciela Iturbide y Pedro Meyer, y charlas de Olivier Debroise y James Oles sobre el trabajo de Lola Álvarez Bravo.

Reconociendo que las primeras interacciones de los investigadores con la colección a menudo ocurren en internet, el CCP ha facilitado el acceso a su colección con su Museo electrónico, una enorme galería en línea con más de 100,000 imágenes digitalizadas. Las obras en este museo están organizadas por categorías, lo cual le permite al público explorar la colección con mayor libertad, y no solamente buscando fotografías por autor. El CCP también presenta sus materiales en exhibiciones. Incluso en el mismo CCP, partes de las colecciones se exhiben a menudo junto con las nuevas adquisiciones, haciendo énfasis en el vínculo que hay entre las obras ya existentes y las nuevas. Además, desde 2006, el CCP ha colaborado con el Museo de Arte de Phoenix, coorganizando eventos como Edward Weston: México (2008) y Here and Abroad: Photographs by David Taylor, actualmente en exhibición en la Norton Photography Gallery.


Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (Antigua, Guatemala)

El Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (CIRMA) ha estado operando desde Antigua, Guatemala, por más de treinta y ocho años. El CIRMA fue fundado por el historiador Christopher H. Lutz y el arqueólogo William R. Swezey, y comenzó como una pequeña biblioteca compuesta por la combinación de las colecciones de ambos. Al darse cuenta de que la mayoría de esas publicaciones no estaban disponibles para el público general, en 1979 Lutz y Swezey mudaron su colección recién formada a una casa del siglo XVI emblemática de Antigua, con la ambición de crear un espacio de encuentro y diálogo entre investigadores interesados en la historia social, política y cultural de Mesoamérica y, más específicamente, de Guatemala.

/
Entrada principal del CIRMA en 5a Calle Oriente No.5. Imagen cortesía de CIRMA

El CIRMA está compuesto por tres archivos distintos: una biblioteca de ciencias sociales, una biblioteca de fotografía y un archivo histórico. El archivo más antiguo del CIRMA, la colección de ciencias sociales, tiene actualmente 41,000 libros, 7,000 documentos y una extensa variedad de diarios y revistas. Reconociendo la necesidad de complementar con información visual la colección bibliográfica recién formada, el CIRMA estableció su biblioteca fotográfica muy poco después de su fundación. Con sus más de un millón de fotografías que datan desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad y van desde daguerrotipos y negativos en placa de vidrio hasta fotografías digitales, es considerada una de las colecciones visuales más importantes de América Central. El archivo presenta un testimonio extremadamente rico de la historia visual de Guatemala: la mayoría de las fotografías muestran tradiciones sociales y culturales, eventos políticos y de la vida diaria, arquitectura y desastres naturales, y otras son fotografías artísticas tomadas por fotógrafos guatemaltecos, o trabajos de fotógrafos extranjeros en Guatemala.

Uno de los elementos más memorables de la colección es el archivo del estudio “Fotografía Japonesa”, fundado a comienzos del siglo XX por el fotógrafo japonés Yasu Kōhei, que se mudó a Guatemala y trabajó bajo el nombre de Juan José de Jesús Yas junto con el fotógrafo guatemalteco José Domingo Noriega. Los 928 colodiones húmedos del archivo tienden a enfocarse en la imaginería religiosa, los monumentos, los rituales, las celebraciones y la vida cotidiana en Antigua. Las series de retratos del archivo evocan el trabajo del fotógrafo alemán August Sander y se centran en las élites sociales y religiosas guatemaltecas y en diferentes estratos sociales en Antigua, elaborando así una intrigante topografía social de la ciudad en su momento.

/
Una fotografía del archivo "Fotografía Japonesa" de Juan José de Jesús Yas. Retrato de un cura, s.f. (1895-1915), negativo de gelatin de vidrio en placa seca. Imagen cortesía de CIRMA
/
Una fotografía del archivo "Fotografía Japonesa", por Juan José de Jesús Yas. Imagen del Niño Jesús en el pesebre, s.f. (1895-1915), negativo de gelatin de vidrio en placa seca. Imagen cortesía de CIRMA

La tercera colección del CIRMA, el archivo histórico, consiste en más de cinco millones de documentos que abarcan cinco siglos, haciendo énfasis en la historia contemporánea. Se formó con material obtenido de archivos de familias, investigadores e instituciones, y su meta es cubrir diferentes puntos de vista sobre una variedad de eventos a lo largo de la historia de Guatemala.

Si bien el CIRMA continúa recuperando, organizando y conservando sus colecciones, también busca hacer que sus archivos estén disponibles para propósitos educativos, tanto dentro como fuera de sus instalaciones. El centro organiza cursos específicos para difundir buenas prácticas de preservación y de manejo de archivos y ofrece talleres y pasantías a estudiantes de preservación de fotografías[1]. El CIRMA también participa en el Festival Guatefoto y ayuda a organizar exhibiciones fotográficas en colaboración con otros espacios[2].

El CIRMA no solo se beneficia de un entorno increíble con impresionantes vistas al volcán de Antigua, sino que también disfruta de la compañía de unas criaturitas interesantes: tres patos salvajes (pijijes) habitan y animan el jardín del centro.

/
Estudiantes del Programa de Archivo en la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos de Guatemala, catalogando el archivo de Juan Rolando González Díaz del Archivo Fotográfico del CIRMA. Imagen cortesía de CIRMA
/
Tres investigadores peculiares en el jardín de CIRMA. Imagen cortesía de CIRMA


Instituto de Arte Contemporânea (São Paulo, Brazil)

El Instituto de Arte Contemporânea (IAC) fue fundado en 1997 con el objetivo de preservar y promover las obras de artistas brasileños modernos y contemporáneos, especialmente los que contribuyeron a la abstracción geométrica, constructiva, concreta y neo-concreta. Como parte de su misión para fomentar la investigación en el campo, el IAC estableció en 2006 un centro de documentación e investigación para preservar, catalogar y dar acceso público a los archivos personales de estos artistas. Mientras que el IAC inició su acervo con las colecciones personales de sólo dos artistas—Sergio Camargo y Willys de Castro—muy pronto se hizo evidente que tenía el potencial para incluir y supervisar los archivos de otros importantes artistas como Amilcar de Castro, Sérvulo Esmeraldo, Lothar Charoux y Luis Sacilotto. La colección del Instituto se expandió rápidamente, incorporando no sólo los artículos recopilados y producidos por los propios artistas, sino también los materiales creados por otros acerca de éstos.

/
Vista del Centro de Documentación e Investigación del Instituto de Arte Contemporáneo. Imagen cortesía del IAC

Los archivos de la IAC hoy tienen alrededor de 26,000 artículos centrados en torno a esos artistas, que incluyen materiales tales como correspondencia con los artistas, familiares, amigos e instituciones, documentación sobre exposiciones y publicaciones, recortes de prensa y opiniones, así como programas de seminarios y simposios. Su colección también consta de otros elementos originales como certificados, premios y reconocimientos, contratos con galerías, poemas, recibos, fotografías, carteles, invitaciones, guiones de cine, estudios de obras, bocetos, notas e incluso los moldes para las obras, así como libros que pertenecían a los artistas. Mediante la acumulación de una gama tan amplia de material, el centro se ha convertido en un gran recurso para el estudio de la historia artística y cultural brasileña de la segunda mitad del siglo veinte.

/
Estudio de Sergio Camargo de la colección de archivo de Sergio Camargo en el IAC. Imagen cortesía del IAC
/
Dibujo de Sérvulo Esmeraldo de la colección de archivo de Sérvulo Esmeraldo en el IAC. Imagen cortesía del IAC

Marilucia Bottallo, directora técnica de la IAC, observa que el material de archivo en los dos museos y galerías  cada vez se muestra más con un estatus similar al de las obras de arte[3]. En el mismo sentido, el instituto le da el mismo trato a cada elemento de información. Bottallo, por ejemplo, señala que si bien algunos elementos, como billetes o guías telefónicas viejas, pueden parecer poco importante, estos "ayudan al investigador capacitado a componer una evaluación coherente de la obra del artista"[4]. Como resultado, la base de datos de IAC combina archivos y sistemas de gestión de museos y trata a "cada documento como lo hace un museo: individualmente"[5]. Sus archivos están organizados en una base de datos en línea de fácil navegación, permitiendo a los investigadores acceder a ellos desde cualquier lugar del mundo.

/
Procesando información en el Centro de Documentación e Investigación del Instituto de Arte Contemporáneo. Imagen cortesía del IAC

De hecho, el IAC se ha comprometido a hacer su colección lo más accesible posible. No sólo ha trabajado en la digitalización de muchos de sus artículos, sino que también ofrece asistencia personalizada a los investigadores que visitan su centro de documentación. Concebido como un medio para abrir la colección a un público más amplio, el instituto también mantiene un interesante programa de exposiciones en su galería pública, para lo cual son organizadas visitas guiadas gratuitas regularmente. En 2014, el IAC organizó el Archivo vivo de Sérvulo Esmeraldo, una exposición que mostró los grabados, estudios, objetos y obras del archivo del artista cinético.

/
Vista de la exposición de "O arquivo vivo de Sérvulo Esmeraldo [El archivo vivo de Sérvulo Esmeraldo]" en el IAC. Imagen cortesía de IAC

Durante la primavera del 2016, para celebrar el 90 aniversario del nacimiento del artista brasileño Willys de Castro, el IAC en colaboración con el curador Gabriel Pérez-Barreiro, reunió a quince Objetos Ativos de De Castro en una exposición titulada Lado a lado - Willys de Castro[6]. Junto a estas obras, el IAC mostró una selección de textos y poemas, en su mayoría inéditos, del artista neo-concreto. Estos elementos sirvieron para complementar y ampliar las preguntas planteadas por la serie Objetos Ativos. Paralelamente a su programa de exposiciones, el IAC publica catálogos, antologías con textos de artistas y curadores, así como la investigación realizada en el centro basado en el acervo del IAC.

/
Publicaciones del IAC. Imagen cortesía del IAC

La noción de que la historia no puede ser entendida desde una sola perspectiva es importante para el IAC. Mediante sus dinámicas actividades educativas, el instituto no sólo busca comunicar información sobre los artistas cuyos archivos poseen, sino, sobre todo, trabaja para promover la discusión sobre las ideas de esos artistas. Para estos diálogos es fundamental estar conscientes de que una variedad de fuentes puede ser utilizada para hacer sentido del pasado, y que el análisis histórico puede derivarse de las experiencias individuales de los académicos, así como de las experiencias colectivas.

/
Actividades educativas organizadas para la exposición de Sacilotto " Sacilotto em ressonância [Sacilotto en resonancia]" en el IAC. Imagen cortesía del IAC


-I-D-A (Buenos Aires, Argentina)

-I-D-A es un proyecto que se originó por un interés compartido entre dos amigos, Wustavo Quiroga y Raúl Naón. Como a ambos les gustaba el arte concreto y moderno, Quiroga y Naón decidieron reunir una pequeña colección de diseño argentino, que incluiría cerca de quince sillas y otros objetos. Estudiando esos diseños los dos se dieron cuenta de que no había ningún proyecto importante relacionado con la preservación y la investigación del diseño en Argentina. Por ello, en 2013 establecieron -I-D-A, una plataforma dedicada a la preservación, clasificación y promoción de un tema que estaba descuidado en el estudio de la cultura argentina: su historia y herencia en el diseño.

La base material de -I-D-A consiste de una colección heterogénea de archivos y objetos. En lo que respecta a su portafolio, Quiroga explica que están interesados en ‘reunir elementos que puedan describir un proyecto o un momento relevante, sea cual sea su formato: escritos, mapas, moldes, bocetos, procesos de producción, registros fotográficos, réplicas, así como sus productos, que van desde prendas de vestir y telas hasta trabajos gráficos’[7]. En -I-D-A se entiende que el diseño va más allá de las típicas categorizaciones por disciplina y medio. En la misma línea, I-D-A considera que sus archivos son en sí un medio para enfatizar contextos, procesos y cambios en el entendimiento del diseño. Como dice Quiroga, el interés de -I-D-A está en "la trazabilidad, el proceso, los resultados, la ganancia social y la identidad: en pensar en la cultura material en un sentido amplio"[8].

En la primera fase de la construcción de la colección, -I-D-A comenzó identificando momentos e hitos en la historia del diseño argentino. Una vez que estos quedaron establecidos, se contactó a los diseñadores relevantes y se les ofreció participar en el proyecto. Como resultado, -I-D-A desarrolló una red a través de la cual el archivo recibe nueva información y materiales. Asimismo, cada uno de los miembros del personal aporta su experiencia al proyecto: unos se especializan en preservación, otros tienen un trasfondo en teoría, diseño industrial, diseño gráfico y comunicación, o ropa y textiles.

El corazón de la colección de -I-D-A comprende materiales y obras de artistas y diseñadores modernos, incluyendo, por ejemplo, algunos relacionados con la agencia Axis, fundada por Carlos Méndez Mosquera y Tomás Maldonado, y con la Krayd Gallery, un experimento interdisciplinario en el que participaron Alfredo Hlito, Tomás Gonda y el músico Francisco Kröpfl. Los archivos también contienen algunos muebles de César Jannello y documentos de la Feria de América, una feria industrial que se abrió en Mendoza en 1954. También están representados en la colección el Instituto Torquato Di Tella, el Instituto de Diseño Industrial, el Centro de Investigación en Diseño Industrial (CIDI) y algunos diseñadores argentinos en el extranjero.

/
Gráficos para la Feria de América por Santiago Barbuy, 1954, en la colección de archivos de -I-D-A. Imagen cortesía de -I-D-A
/
Imagen de la Torre de América, Mendoza, 1954. Diseño de César Jannello basado en el módulo de Maldonado. Música concreta por Mauricio Kagel de la colección de archivos de -I-D-A. Imagen cortesía de -I-D-A
/
Imagen desde el Instituto de Diseño Industrial (IDI) en Rosario, Argentina, de la colección de archivos de -I-D-A. Imagen cortesía de -I-D-A

En los últimos dos años, -I-D-A ha colaborado con Patrick Charpenel en un proyecto fotográfico durante arteBA, y también con MALBA, en una serie de conferencias titulada “Ideas Materiales, Arte y Diseño en la Década del 60”[9]. Actualmente, -I-D-A trabaja con el curador Jorge Rivas en una exhibición de diseño argentino que se abrirá en Nueva York en 2018. Como dice Quiroga, esta será "la primera vez que se mostrarán procesos y obras dentro de un marco histórico, y en el exterior"[10].

/
Poster para “Material Ideas” diseñado por Santiago Pozzi. Imagen cortesía de –I-D-A
/
Lectura de textos de Tomás Maldonado durante "Material Ideas" por el Archivo Oral Latino Americano. Imagen cortesía de -I-D-A y MALBA


Fundación YAXS (Ciudad de Guatemala, Guatemala)

Ubicado en un hermoso edificio decimonónico en el distrito histórico de la Ciudad de Guatemala, YAXS es un proyecto reciente liderado por Paulina Zamora cuya meta es alentar y promover la producción artística y la investigación en historia del arte en Guatemala. Además de organizar residencias, talleres, seminarios y actividades educativas para niños y adolescentes, YAXS tiene la primera biblioteca extensa dedicada al estudio del arte guatemalteco contemporáneo. La idea de un Centro de Documentación se le ocurrió a Zamora en 2011 buscando manifiestos de artistas en internet. Si bien logró conseguir una copia del “Manifiesto Vértebra” de 1969—el único manifiesto escrito en la historia del arte guatemalteco—solo pudo conseguir una reimpresión hecha en 1970, y no el original[11]. Esto impulsó a Zamora a crear el Centro de Documentación de YAXS, un lugar que aglomere todos los documentos relacionados con el arte guatemalteco contemporáneo, para preservarlos y transmitírselos a futuras generaciones.

/
Ávila, Ramón. Cabrera, Roberto. Rojas, Elmar. Quiroa, Marco Augusto. (1970). Exposición Grupo Vértebra. El Salvador: Galería Forma. Impreso en Guatemala: La Nación. Imagen cortesía de la Fundación YAXS

Desde entonces, YAXS ha estado construyendo una gran biblioteca, recuperando muchas colecciones privadas, como las de artistas y otras personas que participaron directa o indirectamente en eventos y episodios importantes de la historia del arte guatemalteco desde los años 60 hasta la actualidad. Colaborando al principio con la famosa curadora e historiadora del arte Rosina Cazali para identificar y localizar las fuentes, YAXS desarrolló un archivo que en estos momentos alberga 4,000 libros, 100 cajas llenas de documentos y un sinfín de archivos digitales. Entre estos están, por ejemplo, un archivo con todas las obras del artista Aníbal López, o imágenes de carteles diseñados por el diseñador y artista Daniel Schafer. Hoy en día, YAXS está en proceso de organización y digitalización de los archivos obtenidos, añadiéndoles a veces resúmenes y comentarios críticos a ciertos documentos. La Fundación también está constantemente recolectando publicaciones de casas editoriales en Guatemala, y está actualmente buscando expandir su colección a través del trabajo con el Archivo General de la Nación y la Biblioteca de Bellas Artes.

/
La biblioteca de la Fundación YAXS. Imagen cortesía de la Fundación YAXS

Si bien YAXS permite el acceso a todos los materiales necesarios para generar nuevas investigaciones sobre el arte contemporáneo guatemalteco—proveyendo recursos a audiencias tanto nacionales como internacionales—Zamora cree que quien esté interesado en este campo debería visitar el espacio en persona para hacer sus investigaciones. Haciendo énfasis en el valor del entorno local, ella insiste en que curadores, críticos y otros profesionales del arte se beneficiarían del lugar, y consecuentemente podrían contextualizar mejor sus trabajos y escritos.


Quiero agradecer a las siguientes personas por sus agudos comentarios:

Sol Henaro del Centro de Documentación Arkheia, MUAC UNAM; Andrew Kensett del CCP; Guisela Asensio, Luisa Escobar, Thelma Porres y Anaís García del CIRMA; Marilucia Bottallo y Cristiane Bloise del IAC; Wustavo Quiroga del -I-D-A; Bayardo Blandino y Verónica Romero del CAVC/MUA; Paulina Zamora de la Fundación YAXS; así como Jerónimo Duarte-Riascos, Pablo Helguera y Gabriel Pérez-Barreiro.


[1] El CIRMA organiza pasantías y talleres con estudiantes del Diplomado en Fotografía de la Fototeca Internacional y el Film and Photography Preservation and Collections Management Program (Programa de Preservación de Películas y Fotografía y Administración de Colecciones) en la Universidad de Ryerson en Canadá.

[2] Entre estas están la exhibición de 2015 “De Kaminaljuyú a la nueva Guatemala de la Asunción,” organizada en colaboración con la Universidad del Valle de Guatemala, el Museo Miraflores, y el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA), y la presentación “Muybridge y su viaje por Guatemala”, que también ocurrió en 2015.

[3] Marilucia Bottallo, entrevista vía correo electrónico. Octubre, 2016

[4] Ibid.

[5] Ibid.

[6] El título de la exposición surge a partir de un poema inédito de Willys de Castro.

[7] Wustavo Quiroga, entrevista por correo electrónico, octubre de 2016. Texto original: ‘reunir elementos que puedan describir un proyecto o episodio relevante, cualquiera sea el formato: escritos, planos, moldes, bocetos, procesos de producción, registros fotográficos, maquetas, prototipos, como así también sus resultados, que van desde prendas de indumentaria o textiles hasta piezas gráficas’.

[8] Ibid. Texto original: ‘la trazabilidad, el proceso, los resultados, el beneficio social, la identidad: pensar ampliamente la cultura material.’ Traducción al inglés hecha por el propio autor.

[9] -I-D-A está actualmente trabajando en un libro basado en estas conferencias.

[10] Quiroga, op.cit. Texto original: ‘la primera vez que se presentarán procesos y piezas dentro de un marco histórico y en el exterior.’ Traducción al inglés hecha por el propio autor.

[11] El Manifiesto Vértebra fue publicado por primera vez en el diario El Imparcial en 1969. La reimpresión de 1970 fue la de la revista Alero de la Universidad San Carlos de Guatemala. La copia original se encuentra actualmente en el Archivo Histórico de CIRMA (mencionado anteriormente en este artículo) y en la Hemeroteca Nacional de Guatemala.