Conexiones intercontinentales

Por John Carter RA

Tomado del número Verano 2014 de la RA Magazine que se publica trimestralmente para Friends of the RA.

El artista John Carter RA explica la resonancia que tiene su trabajo entre los artistas de Buenos Aires presentes en “Radical Geometry”.

Podemos encontrar obras sobresalientes en la exposición “Radical Geometry”, además de que en ella participan algunos artistas famosos como Carlos Cruz-Diez, Hélio Oiticica, Jesús Soto y Lygia Clark, entre otros.  Los dos sobre los cuales escribiré aquí en detalle no son necesariamente los más significativos artísticamente, ni son conocidos en Gran Bretaña, pero su trabajo tiene inesperadas conexiones con mi propia práctica y mis intereses. Ellos son Tomás Maldonado y Carmelo Arden Quin.

Mi interés en el trabajo del artista suizo Max Bill, exponente del arte concreto, me llevó a conocer al artista argentino Maldonado. Como explica Gabriel Pérez-Barreiro, el arte geométrico de Bill tuvo una fuerte influencia en Sudamérica, especialmente en Brasil. En 1951 presentó una importante retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de São Paulo y ganó el Premio Internacional de Escultura en la Primera Bienal de la misma ciudad. Durante aquella visita conoció a muchos artistas de la región y dictó una serie de conferencias de gran relevancia.  

Para Bill aquella debió haber sido una época increíble, ya que a principios de la década de los cincuenta estaba también involucrado en la fundación de la Escuela de Diseño en la ciudad alemana de Ulm.  Esta se convertiría en la nueva Bauhaus, estableciéndose como la escuela de diseño más influyente en la época de la posguerra. Bill no solamente diseñó el edificio  de la escuela como arquitecto, sino que también fue su primer director. Aunque en aquella visita a Suramérica invitó a Maldonado a formar parte del equipo de la escuela, el artista argentino ya había conocido a Bill cuando visitó Europa en 1948. Más adelante él sucedería a Bill al convertirse en segundo director de la escuela, cargo que ocupó durante doce años. Durante este período fue internacionalmente reconocido como diseñador y filósofo del diseño. Una conexión sorprendente con Gran Bretaña es que en 1965 Maldonado dictó la Ponencia Lethaby en el Royal College of Art de Londres. Maldonado nació en Buenos Aires en 1922 y allí estudió en la Academia Nacional de Bellas Artes. En 1944 formó parte de un círculo de artistas abstractos radicales que colectivamente editaban la publicación Arturo. Como muestra la exposición “Radical Geometry”, durante esa década la capital argentina se encontraba en plena ebullición vanguardista. Pero las luchas internas, características de aquel mundo cambiante, causaron una ruptura permanente en el círculo. En 1945 Maldonado fue cofundador de la Asociación de Arte Concreto-Invención, un grupo disidente, al tiempo que artistas como Carmelo Arden Quin formaron el grupo Arte Madí. Existe controversia respecto al significado del nombre Madí: una posibilidad es que sean las siglas de ‘Movimiento Artístico de Invención’, y otra es que se forma con la combinación de las primeras dos letras de las palabras ‘materialismo dialéctico’. Las revistas eran para Arte Madí tan importantes como las exposiciones, así como los performances, las lecturas de poesía y las actividades tipo Dadá. “Ni buscar ni encontrar: Inventar” fue el slogan en un manifiesto de 1946.

Mientras que la Asociación de Arte Concreto-Invención volvía a pintar de modo convencional en telas rectangulares en obras como Desarrollo de un triángulo (1949) de Maldonado,  Arte Madí continuó con un programa más radical creando lienzos irregulares. El movimiento proponía que los bordes de las propias figuras debían determinar la forma general de la obra. En esta idea existen fuertes ecos de mi propio enfoque,  mi obra  reciente On Either Side (2012) es un ejemplo de ello. Pero durante la década de los sesenta mi fuente de inspiración estaba en las telas irregulares del artista norteamericano Frank Stella, de diferente linaje artístico. En aquél entonces yo no sabía nada de Arte Madí. 

This must have been an amazing time for Bill, because in the early 1950s he was also involved with founding the School of Design in the German city of Ulm. It was to become the new Bauhaus, establishing itself as the most influential design school of the postwar era. Bill not only designed the school’s building, in a role as architect, but also became its first director. While on that visit to South America he recruited Maldonado to join the staff at the school. Maldonado had already met Bill when he had visited Europe in 1948. He was later to succeed Bill in becoming the second director of the school, a role that he occupied for 12 years. During this period he became internationally known as a designer and a philosopher of design – a surprising British connection is that in 1965 Maldonado delivered the Lethaby Lecture at London’s Royal College of Art. Maldonado was born in Buenos Aires in 1922 and studied at the city’s National Academy of Fine Arts. In 1944 he was part of a circle of radical abstract artists that collectively produced the art publication Arturo. As the ‘Radical Geometry’ exhibition shows, the Argentine capital during the decade was in a ferment of avant-garde activity. But in-fighting, which was characteristic of that swiftly changing world, caused a permanent rift in the circle. In 1945 Maldonado co-founded the Concrete Art-Invention Association, a breakaway group, and artists including Carmelo Arden Quin established the group Arte Madí. There is dispute over the meaning of the name Madí: one possibility is that it stands for ‘Movimiento Artístico de Invención’, another is that it comes from the combination of the first two letters of the words ‘materialismo dialéctico’, the Spanish for dialectical materialism. Magazines were as important as the exhibitions to Arte Madí, as were performances, poetry readings and Dadatype activities. ‘Neither Searching nor Finding: Invention’ was a slogan from a 1946 manifesto.

Whereas the Concrete Art-Invention Association would return to the convention of painting on a rectangular canvas in works such as Maldonado’s Development of a Triangle (1949), Arte Madí continued its more radical programme by creating shaped canvases. They proposed that the edges of the forms themselves should determine the overall shape of the work. There are strong echoes of my own approach in this idea; my recent work On Either Side (2012) is an example. But my source in the 1960s was the American artist Frank Stella’s shaped canvases, from a different artistic lineage. At that time I did not know about Arte Madí.

Intercontinental-connections-2.jpg

Carmelo Arden Quin, Trio Nº2 (1951). ©ADAGP

Trio No. 2 (1951) de Arden Quin es una obra representativa de su trabajo y del Arte Madí en general. El concepto de las telas irregulares fue elaborado más a fondo por Raúl Lozza al agrupar varias formas separadas en una sola obra, uniéndolas con una varilla de metal en obras como Relief No. 30 (1946). Los catálogos de Arte Madí también se elaboraron en formas no rectangulares, algunas veces con hoyos, y su tipografía seguía el mismo principio no ortogonal.

Arden Quin era uruguayo pero vivió en Buenos Aires durante los años clave de su carrera. Luego, como muchos artistas sudamericanos, se fue a Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Llegó a París en1948 y vivió en Francia hasta su muerte en 2010. Arte Madí, movimiento que él promovía activamente, siguió existiendo en Francia y continua hoy con muchas afiliaciones internacionales, especialmente en Italia. Existe incluso un museo Madí en Dallas. Resulta interesante señalar que el fallecido académico Michael Kidner formó parte de dos exposiciones Madí en 1998 y que a mí se me invitó a afiliarme al movimiento.