Documentando lo visual

Construyendo una colección latinoamericana en la Biblioteca del MoMA

Marzo 29, 2018

Milan Hughston fue el Director de la Biblioteca del MoMA, de 1999 hasta su jubilación, en 2016. Sus responsabilidades incluían identificar y adquirir material único que pudiera aumentar el acervo del museo. En el siguiente texto, Hughston habla acerca de algunos archivos excepcionales, especializados en arte latinoamericano, que identificó y pudo sumar a la colección del MoMA. 


/
Milan Hughston revisando archivos del CAYC en la Biblioteca del MoMA en Manhattan


Uno de los grandes placeres de adquirir material para una biblioteca de investigación es el descubrimiento fortuito de tesoros que quizás no habías considerado que faltaban dentro de tu colección. En los últimos 40 años, adquirí material único y fuera de circulación para bibliotecas de investigación. Durante este periodo he visto un cambio drástico en el mercado, particularmente en la forma en que uno descubre material. Cuando empecé mi carrera era importante visitar anticuarios para ver su inventario y la mayoría de las principales ciudades tenían sitios de dónde escoger. Pero, por supuesto, el internet ha cambiado el mundo de los libros difíciles de encontrar. Los bibliotecarios se apoyan tanto en redes electrónicas como en redes intelectuales. Un ejemplo de cómo estas redes dan resultados es la adquisición de material del Centro de Arte y Comunicación (CAYC).

/
Logo del CAYC 

Un objetivo claro de cualquier colección de investigación es desarrollar sus adquisiciones en función de sus fortalezas existentes, particularmente cuando se trata de libros excepcionales y difíciles de encontrar. Tal fue el caso de la adquisición por parte de Biblioteca del MoMA de 800 hojas sueltas documentando las actividades del Centro de Arte y Comunicación (CAYC), un centro extremadamente importante, epicentro de los acontecimientos culturales de vanguardia en Buenos Aires de finales de los años sesentas hasta 1977. Esta adquisición incrementó la importante colección del museo de catálogos impresos del CAYC, y nos permitió contar una historia aún más completa de su papel en el activismo del arte durante un periodo particularmente intenso en Argentina.

/
CAYC, Febrero 1975

En el catálogo de una de sus exposiciones más tempranas e influyentes, Arte de Sistemas, de 1971, el texto describe el arte de sistemas como un movimiento que expresa el arte como “una idea, arte ambiental, Arte Povera, arte cibernético, arte propositivo y arte político”. La lista de artistas que participaron durante su primera década incluye a muchos artistas conceptuales latinoamericanos como Jaime Davidovich, Guillermo Deisler, Juan Downey, Carlos Ginsberg y Victor Grippo, pero también otros nombres notables en el arte postal global y el movimiento político incluyendo a Agnes Denes, Guerrilla Art Action Group, Dick Higgins, Lea Lublin y Jiří Valoch.  

/
Retrato de Juan Luis Martínez

Pude conseguir dos libros importantes de artistas, editados por el artista, poeta y activista chileno, Juan Luis Martínez, para la Biblioteca del MoMA gracias a que yo había construido una relación de muchos años con un prominente distribuidor de libros latinoamericanos de la Costa Oeste que eran difíciles de conseguir en Suramérica. El distribuidor había descubierto los libros de Martínez en un viaje y los había traído a la conferencia a la que yo había asistido. Desde el momento en que vi los títulos supe que eran perfectos para la Biblioteca del MoMA. Los bibliotecarios y las personas que buscan desarrollar colecciones deben anticiparse a los intereses curatoriales; en este caso, la adquisición del material por parte de la Biblioteca del MoMA precedió una importante adquisición de arte de Martínez realizada varios años después por el curador de arte latinoamericano.

/
La Nueva Novela por Juan Luis Martínez

Juan Luis Martínez publicó sólo dos libros de artista en su vida (1942-1993), durante un tiempo turbulento de agitación y opresión política. Anteriormente, sus poemas circularon mediante fotocopias, así que la publicación de los dos títulos fue altamente anticipada por los vanguardistas. El primero, La Nueva Novela, fue originalmente publicado en 1977, y el segundo, Poesía Chilena, fue publicado en 1978. La Nueva Novela, un collage de imágenes y textos, incluye retratos de Rimbaud y Karl Marx además de fragmentos de indumentaria del siglo XIX que representan también una importante adquisición del departamento de Dibujos y Grabados del MoMA, en 2014. 

/
Milan Hughston revisando Poesia Chilena de Martínez, en la Biblioteca del MoMA en Manhattan

El segundo de los dos libros de artista de Juan Luis Martínez, adquirido en 2009 por la colección de la Biblioteca del MoMA, Poesía Chilena, fue publicado en 1978, un año después del primero, La Nueva Novela. Ambos títulos exploran la relación entre objeto, texto e imagen en un plano espacial y abstracto. Poesía Chilena consta de una pequeña caja blanco y negro llena de credenciales de biblioteca viejas estampafas por la Biblioteca Nacional de Chile, presentando poemas sobre la muerte de Gabriela Mistral, Vicente Huidobro y Pablo Neruda. Dentro de la caja, Martínez también incluye una bolsa pequeña de tierra titulada “Tierra del Valle Central de Chile”. Ambos libros combinan palabras e imágenes visuales de maneras cautivadoras, desconcertantes e interesantes.

/
Milan Hughston revisando El Techo de la Ballena, en la Biblioteca del MoMA en Manhattan

Descubrir materiales interesantes para ser adquiridos por la Biblioteca fue posible gracias a los canales con los que contaba para ello. Uno eran las reuniones organizadas dos veces al año por el Fondo de América Latina y el Caribe (LACF) del MoMA. Mis cortas presentaciones en cada reunión ofrecían a los miembros la oportunidad de aprender más acerca de la colección, lo que habíamos adquirido y lo que esperábamos adquirir.

Uno de los miembros del LACF del MoMA llamó nuestra atención sobre la colección de materiales más completa documentando El Techo de la Ballena, un importante movimiento vanguardista venezolano de principios de los sesenta.

/
Fachada de la Galería El Techo de la Ballena durante la exposición Homenaje a la Cursilería, 1961

A partir de la primera mitad de 1960, un grupo de artistas y escritores se unieron bajo el nombre “El Techo de la Ballena” y aparecieron en el ambiente cultural de Caracas como una presencia anárquica con el objetivo de “cambiar vidas y transformar a la sociedad”.

Además de manifiestos y revistas impresas, los “eventos principales” del movimiento eran eventos artísticos e intervenciones. Tres eventos en particular fueron determinantes en la notoriedad del grupo. El primero, en junio de 1961, “Para Restituir el Magma”, se ofreció como un “gesto” de protesta abierta en contra de las estructuras culturales omnipresentes del país; el segundo, también en 1961, “Homenaje a la Cursilería” estaba dirigido al mismo grupo; y el tercero fue la exposición del artista Carlos Contramaestre “Homenaje a la Necrofilia”, en 1962. Como era de esperarse, dichas exposiciones y acciones irritaron al grupo dominante de la cultura en Caracas. Aunque El Techo de la Ballena se desintegró a mediados de 1960, sus acciones políticas migraron a los campus universitarios de todo el mundo.

/
Rodolfo Izaguirre con el dibujo de Ángel Luque para Rayado sobre El Techo de la Ballena núm. 1 (1961)

En 1963, el grupo escribió una declaración que podría aplicarse al clima actual:

El Techo de la Ballena reconoce en las bases
de su cargamento frecuentes y agresivos animales marinos
prestados a Dadá y al Surrealismo...
O como habita en los palos de su armazón
un atento material de los postulados dialécticos
para impulsar el cambio.

/
Toma de la instalación de la exposición especial del MoMA, llevado a cabo en el mezzanine del Cullman Education and Research Building en 2015

Su posterior adquisición por la Biblioteca del MoMA aseguró la preservación de las significativas contribuciones del Techo al arte y al activismo de la época. Más aún, varios de los artistas y escritores que formaron parte del movimiento que aún viven pusieron a disposición sus propias colecciones impulsados por el compromiso del MoMA de archivar el material de El Techo y ponerlo a disposición para su estudio, lo que fortaleció más la colección tras su donación en 2012. Luis Pérez-Oramas, entonces curador de arte latinoamericano en el museo y originario de Caracas conocía bien el material y su importancia.

La colección de El Techo de la Ballena del MoMA ha sido completamente procesada y catalogada, y se encuentra disponible para investigación por parte de académicos, quienes han hecho uso del material constantemente, en:

http://arcade.nyarc.org/record=b1291976~S8

Una exposición de los documentos de la colección de El Techo fue organizada por Jennifer Tobias, bibliotecaria del MoMA, y se exhibió del 1 de diciembre de 2015 al 28 de febrero de 2016 en el mezzanine del MoMA.

https://www.moma.org/calendar/exhibitions/1612?locale=en

https://www.moma.org/interactives/exhibitions/2015/techo/

/
Movimiento de Arte Porno (1980–1982)/Movimiento de arte pornô (1980-1882) Porn Art Movement (1980-1982) del MoMA donado por Eduardo Kac

Eduardo Kac, artista brasileño y profesor del Estudios de Arte y Tecnología de la Escuela del Instituto de Arte de Chicago, donó sus archivos del Movimiento de Arte Pornô, creado por él en 1980. Un grupo central de colaboradores que confrontó al conservadurismo asfixiante de la dictadura militar de Brasil se unió a Kac por medio de intervenciones, representaciones y publicaciones que invocaban la pornografía y defendían la “pansexualidad” como una forma de resistencia y libertad de expresión artística, a menudo con un sentido del humor liberador. 

/
Gang, performance Interversão, 1982. Impresión clásica en plata de Belisario Franca, calcomanías de flechas aplicados por Eduardo Kac

Otros artistas y poetas de Río de Janeiro y São Paulo se unieron a Eduardo Kac creando poesía, caricaturas y manifiestos. Todas sus intervenciones fueron hechas en público, en las playas más populares de Río y en lugares de reunión, asegurando la más amplia exposición de sus acciones y publicaciones. “The Gang”, como se llamaba a sí mismo el grupo, organizó su primera intervención, “Topless Literario” (Pelo Topless Literário, en la playa para desafiar la ley que requería que las mujeres se cubrieran los pechos.

/
Archivo Movimiento de Arte Porno (1980-1982)/Movimiento de arte pornô (1980-1882) del MoMA donado por Eduardo Kac

La última gran intervención pública del grupo se llevó a cabo en febrero de 1982 e incluyó la distribución del manifiesto de Kac de 1980. En sus bordes se mostraban algunos de sus slogans, tales como “Por la Paz Planetaria”, “Abajo con tus Pantalones” y “Todos Desnudos”. Dado que la naturaleza del arte político puede ser efímera, la Biblioteca del MoMA es afortunada de tener el archivo del Movimiento de Arte Porno protegido y disponible para investigación.

La donación de Kac a la Biblioteca del MoMA incluye una de las colecciones de material más grandes en Norteamérica documentando el breve pero influyente Movimiento de Arte Porno. Una lista de control parcialmente ilustrada se puede encontrar en la siguiente liga:

http://www.moma.org/momaorg/shared/pdfs/docs/learn/library/eduardo_kac.pdf 

/
Eduardo Kac piróculos (primer plano), 1982. Impresión clásica en plata por Belisario Franca. Eduardo Kac con piróculos durante su performance Interversão

Notas de Kac:

El Movimiento de Arte Porno – pansexual, progresivo, formalmente experimental – surgió en 1980 en Brasil. Fue una época en que la dictadura enviaba cartas bomba a organizaciones progresistas, incendiaba puestos de periódicos que vendían publicaciones independientes, aumentaba el número de censores gubernamentales y el presidente-general declaró una “cruzada contra la pornografía”. El movimiento, que duró hasta 1982, volvió a la luz en 2012 cuando apareció en una exposición en el Museo Reina Sofía en Madrid. Poco después, en diálogo con Milan Hughston, surgió la idea de establecer una colección del Movimiento de Arte Porno en la biblioteca del MoMA para facilitar su acceso a los investigadores. El conjunto está compuesto principalmente de publicaciones y arte que doné para celebrar la memoria de Hudinilson Jr. (pionero del arte brasileño Xerox), su madre (María Aparecida Urbano) amablemente complementó mi donación inicial con publicaciones que no tenía”.

El Movimiento de Arte Porno ha ganado una nueva aceptación hoy en Brasil, donde las guerras culturales están explotando. Los grupos religiosos con poder político no muestran tolerancia por la alteridad y la libertad artística, del mismo modo que la dictadura reciente en la memoria había restringido las libertades individuales. Espero que el conocimiento, las  estrategias y los logros del movimiento sean de ayuda en la negociación de este nuevo y complejo paisaje.

/
Informe sobre Trelew [Argentina] : Comisión de Familiares de Presos Políticos Estudiantiles y Gremiales, 1974

La disponibilidad de una publicación legendaria y difícil de encontrar documentando la ejecución de 16 prisioneros políticos en el aeropuerto de Trelew, Patagonia, llamó mi atención en el verano del 2015 a través de Mauro Herlitzka, un experto en arte latinoamericano de la posguerra y su documentación. Herlitzka estaba representando a Juan Pablo Queiroz y a César Villamil, quienes querían donar su copia del Informe sobre Trelew, un documento encubierto creado en 1974 que contenía una mezcla de poemas, fotografías y collages condenando la matanza. Los ejecutados habían intentado escapar de la Penitenciaria Rawson una semana antes; seis personas lograron escapar pero los otros fueron forzados a recrear un intento de escape para que los miembros del ejército militar argentino pudieran balacearlos. Sólo hasta 2012 tres de los oficiales involucrados fueron sentenciados a cadena perpetua por crímenes en contra de la humanidad.

/
Ilustración en "Informe sobre Trelew" por Edgardo Antonio Vigo

Juan Pablo Queiroz y César Villamil reflexionan:

Esta publicación extremadamente difícil de encontrar llegó a nuestras manos inesperadamente durante una de nuestras misiones típicas en busca de materiales publicados en los años setenta en Argentina. Informe sobre Trelew no sólo exige justicia por la matanza cometida, sino que también es emblemática de una cautivadora expresión artística y literaria, muy vigente en los países latinoamericanos durante ese tiempo. Incorporar Informe sobre Trelew en la biblioteca del MoMA permite la preservación y la diseminación global del mensaje de la publicación, conforme a lo que creemos que los creadores del libro hubieran querido.

Debido a su naturaleza altamente provocativa, se hicieron y distribuyeron muy pocas copias del Informe sobre Trelew y la mayoría de ellas fueron destruidas por fuerzas progubernamentales en el momento más álgido de la dictadura militar en Argentina. En la noche de la masacre, el gobierno instituyó una ley que prohibía la distribución de información que documentara las actividades de la guerrilla. Informe sobre Tredew acompaña otras publicaciones en la Biblioteca del MoMA que relatan la respuesta literaria y artística a la dictadura, incluyendo el CAYC.

/
Edgardo Antonio Vigo, Acciones interconectadas por secuencias = Interconnected actions by means of sequences, 1973

Uno de los más prolíficos e influyentes artistas del arte postal fue el argentino Edgardo Antonio Vigo (1928-1997). Mucho del material de Vigo llegó a través de la adquisición del archivo Libros de Artista de Franklin Furnace en 1994. La fundadora de Furnace, Martha Wilson, fue particularmente exitosa en la recolección de material de América Latina, a pesar de la agitación en Sudamérica. Vigo también estuvo en el radar de la escritora y partidaria de arte conceptual, Lucy Lippard, quien, desde su posición en la Biblioteca del MoMA durante la década de 1960, incluyó a Vigo entre sus corresponsales de América Latina. 

/
Edgardo Antonio Vigo. Materiales gráficos diversos en el Archivo Franklin Furnace

Vigo radicaba en La Plata pero estaba conectado globalmente por medio de una red de artistas y activistas a través del movimiento de arte postal. Sus “mensajes”, especialmente cuando su hijo Palomo fue “desaparecido” en 1976, alertaron al resto del mundo sobre las persecuciones perpetradas por la junta militar argentina. Sus interesantes formatos gráficos utilizaban a veces composiciones sutiles, a veces discordantes, de montajes hechos a mano, poesía visual, collages y cosas, generalmente pensadas para ser manipuladas y manejadas. 

/
Milan Hughston revisando la Revista Hexágono ’71 Magazine (1971–1975)

Vigo tenía una excelente cobertura en la Biblioteca del MoMA por medio de libros y publicaciones periódicas de artistas, todo visualmente provocativo y políticamente potente. Pero, por supuesto, ninguna colección tiene todo, especialmente sobre alguien tan prolífico como Vigo, así que una serie completa de Hexágono ’71 que encontré con un vendedor de libros antiguos en París de inmediato me cautivó. Sabía que llenaría un hueco en nuestra colección y fortalecería nuestro acervo de Vigo.

El material de Vigo también ha sido una de las colecciones más visitadas y visibles de la Biblioteca, y dado su notable impacto visual, algunas selecciones han sido incluidas en exposiciones importantes como el “Deshacedor de Objetos: Materiales Marginales de Edgardo Antonio Vigo” en 2014 y “Transmisiones: Arte en Europa del Este y América Latina 1960-1980”. El sitio web de cada exposición captura el trabajo visual y mentalmente persuasivo de alguien que silenciosa pero contundentemente dijo: “No teman. El castigo será para aquellos que bloquean el imperio rampante de los actos estéticos”.

https://www.moma.org/calendar/exhibitions/1440?locale=en

https://www.moma.org/calendar/exhibitions/1532?locale=en

Hoy, las redes sociales y los formatos digitales han reemplazado al papel en la documentación del arte en tiempos inestables. Si bien se siguen realizando esfuerzos para conservar este material, el registro del papel que se encuentra en la Biblioteca del MoMA garantiza que los documentos elaborados por artistas hace aproximadamente 50 años, permanezcan como un testigo tangible de su fervor. Ha sido un gran placer ver a una nueva generación de académicos latinoamericanos descubrir el valor de lo que se había considerado efímero.